El algoritmo de Google al desnudo

Algoritmo Google al desnudo

Para aquellos que se preguntan si el SEO ha muerto: ¡no!, claro que no. Google adwords vs. SEO, es un buen ejemplo de David contra Goliat en muchas ocasiones pero la en la lucha  aún hay mucho que decidir. Los expertos en SEO orgánico cada vez cuentas con más intuición, conocimientos y herramientas que les permiten desentrañar el algoritmo de Google.

Hace unos meses encontrabas muchos artículos que se planteaban muy seriamente si el SEO había muerto . En mi opinión Google tiene y tendrá la sartén por el mango pero cada vez hay más herramientas que permiten realizar espeleología algorítmica y desnudar el algoritmo de Google. Un buen ejemplo constituye la exhaustiva investigación llevada a cabo por el experto Brian Dean publicada como una completa lista que cubre los 204 factores de SEO presentes en el algoritmo de Google.

En resumen, el SEO no solo no ha muerto sino que está más vivo que nunca. En este sentido, encuentro absurdo el enfrentamiento “SEO orgánico” versus “Google Adwords”, ambas son técnicas que se complementan. Tú como propietario particular o pequeña empresa de una web puedes perfectamente centrar tu estrategia de posicionamiento trabajando el SEO orgánico, sin necesidad de recurrir al SEO de pago. Eso, en mi opinión, sigue siendo posible, aún siendo conscientes de que a Google como empresa que es le interesa que paguemos por nuestro posicionamiento y así pueda ganar dinero.

Cada vez más el algoritmo de Google potencia el contenido valioso y de calidad en tus páginas. Mientras cuides eso y prepares tu web siguiendo las directrices tradicionales del seo puedes estar tranquilo. Por supuesto, trabajo como los de Dean nos ayudan a despejar algunas de las incóginitas del algoritmo “gugeliano”.

Vosotros… ¿qué pensáis?

Google se humaniza

google guy

Los últimos cambios en el algoritmo de Google

Page Rank es un concepto acuñado por Google en 1999 para posicionar las páginas web.

En concreto, el Page Rank es marca registrada y patentada por Google que ampara una familia de algoritmos utilizados para asignar de forma numérica la relevancia de los documentos indexados por un motor de búsqueda.

Al principio era fácil trampear y posicionar nuestra página entre los primeros resultados del famoso buscador. Por ejemplo, con las granjas de enlaces y escribiendo de manera oculta mil veces las palabras clave.

Con el paso del tiempo, Google comenzó a penalizar estos comportamientos y desde entonces ha habido muchos cambios y novedades en el algoritmo de indexación de Google.

Algunos de ellos han sido: Google Caffeine (2009), Google Panda (2011), Google Penguin (2012).

<En este caso, el último algoritmo lanzado por Google es el Google Colibrí (2013). Se podría decir que surge para humanizar a Google, me explico, cada vez más los usuarios tienden a usar el lenguaje natural en las búsquedas y en vez de escribir farmacias Lavapiés, le preguntan al sabio Google (le imagino con barba y gafapasta): ¿dónde puedo encontrar una farmacia en Lavapiés?

Por eso decimos que este algoritmo aspira a cumplir el viejo sueño de la web semántica al mejorar la búsqueda semántica y la búsqueda conversacional, la que se centra en el significado real usando lenguaje que usamos en nuestra vida diaria. Se trata de llegar a preguntar a Google como si le estuviésemos preguntado a una persona.

Entre otros, este algoritmo tiene en cuenta estos aspectos:

  • La relevancia en las redes sociales
  • interacción entre el usuario y la página
  • La calidad del contenido y los enlaces